Archivos por Etiqueta: Rajoy

Sentidos y condolientes pésames

Los que colocan cuchillas sobre las verjas que delimitan nuestras fronteras en el norte de África,los que lloraron la muerte de presidente Reagan y la de la dama de las camelias, Mrs. Thatcher (aunque bien es cierto que se cometieron algunos pecadillos como financiar y entrenar grupos paramilitares en Centro América o como sembrar el continente de dictadores), los que miran al cielo ante los ilegales muros que encierran la ciudad de Gaza, los que apoyaban el apartheid y calificaban a los activistas que lo combatían como “terroristas” (eran otros tiempos…), los que apoyan y financian grupos guerrilleros en África que les asegure el control del coltán o los diamantes, o también aquellos que nos garantizan las desigualdades y ponen a sus pueblos a los pies de los mercados (la banca, aún perdiendo, gana). Hoy todos ellos se lamentan, expresan su admiración y su más profundo y sentido pésame por el fallecimiento de Nelson Mandela. Además, durante los actos fúnebres y de homenaje en Sudáfrica, el presidente Rajoy expresó su emoción por encontrarse en el escenario donde la selección española ganó su mundial de fútbol.


Anuncios

La herencia recibida

¡Que no es un rescate, joer!

Luis de Guindos

Vaya noticia la del sábado por la tarde. 100.000 millones de euros, a más de 2.000 euros por español. ¿Se imaginan la cara del presidente Rajoy despertando de la siesta y encontrándose, así de sopetón, el rescate a la banca española? Madre mía… igual que Grecia, o que Portugal, o que Irlanda…

Menos mal que tras el susto inicial el ministro de economía Luis de Guindos sale a escena para tranquilizar al personal: A ver, ¡que no!, que no… que no es un rescate, no, que lo que se pide es sólo “apoyo financiero” que esto “no tiene nada que ver con un rescate”. ¡Claro! si ya lo dijo el presidente Rajoy  hace poco: que no se produciría ningún rescate a la banca española. No hacemos caso al presidente y por eso nos llevamos estos sofocones. ¡Qué tontos! ¡Todos preocupados y no pasaba nada!

Continúa el ministro: “Que el Fondo Monetario Internacional ha finalizado con su informe de evaluación del sistema financiero español, el cual estima necesidades de capital adicional, pero que todas estas necesidades financieras son manejables. La cantidad solicitada para la recapitalización de la banca será suficiente para cubrir las necesidades de capital estimadas más un margen de seguridad adicional significativo”.

¿Eh? ¿Cómo? ¿Sabe que la cantidad necesaria es “manejable” pero se pide un capital de seguridad extra “significativo”? ¿Para qué? ¿Si todo es tan transparente para qué pedir de más? Bah, será como cuando se pedía en la hipoteca del piso un plus para comprar el Audi, nada más.

Sigue el señor ministro: “Puesto que los fondos se pedirán para atender necesidades del sector financiero, las condiciones serán sólo y específicamente para el sector financiero”. ¡Acabáramos! Vamos, que no pasa nada, ¡que susto, madre mía! Que es todo cosa de los bancos, que no hay que preocuparse de nada. Que todos somos  muy malpensados y rápido empezamos a insinuar que se subirá el IVA, o que se endurecerán las condiciones para acceder al seguro de desempleo, que se reducirá su cuantía y duración, que se recortarán las pensiones, que se subirá la edad de jubilación… ¡Hala! ¡Qué exagerada que es la gente! Pero de todo esto nada de nada. Y los funcionarios tranquilos, que la cosa no supondrá recortes en sus salarios y extras. Que sólo es un “marrón” que tienen los bancos, y que allá ellos, que se las arreglen como puedan.

Además el ministro ha asegurado que las condiciones de este resca… de este apoyo financiero son “muy favorables”. Vamos, que el préstamo es una bicoca. Pero…  ¿por qué no se pidió antes?, ¡Qué chollo!, ¡a ver si pedimos más!

Pues menos mal, desde Rumbo 32 nos alegramos sobre todo por el presidente Rajoy, con lo que le gusta el fútbol y con la ilusión que le hace ir al Euro de Polonia y Ucrania para ver a la selección nacional. Pero nada, que puede irse tranquilamente que no hay de qué preocuparse. Además, ¿puede haber alguien que desee con mayor fuerza que el propio don Mariano Rajoy que  España llegue a la semifinal, y luego a la final, y después a conquistar la Eurocopa? . Y en poco tiempo, además… ¡Los Juegos Olímpicos! ¡Yo soy español, español, español! ¡Lo lo lo lo ló lo lo ló!

 

 

 

 

Elecciones España 2011

Mariano Rajoy

Mariano Rajoy

Desde el 20 de noviembre de 2011 Mariano Rajoy es el nuevo intermediario entre los mercados y la ciudadanía española. El Partido Socialista (PSOE) de Zapatero ha sufrido una derrota ya anunciada aunque mucho más severa de lo que las encuestas hacía suponer: más de 4 millones de votos menos que en las anteriores elecciones de 2008, mientras que el Partido Popular (PP) de Rajoy apenas ha recogido 500 mil votos más. El resto de votos “perdidos” han ido a parar a otros partidos como Izquierda Unida (IU) o Unión Progreso y Democracia (UPD), a una abstención que ha aumentado en más de 500 mil ciudadanos, y en los votos nulos o en blanco que han aumentado en unos 200 mil.

La fuerte caída del PSOE se debe probablemente a una decepción generalizada de muchos de sus votantes, provocada por la caída tanto en avances sociales como en calidad democrática, sumadas al giro liberal en el apartado económico que el gobierno de Zapatero llevó a cabo a partir de la primavera de 2010. La última reforma laboral recortó gravemente los derechos de los trabajadores y además no cumplió con el objetivo con el que supuestamente fue diseñada: la reducción del desempleo. Desempleo que no ha parado de crecer y que a día de hoy se sitúa por encima del 20% afectando a más de 5 millones de personas. Gravísimo resulta el problema del desempleo juvenil en España, que alcanza el 45%, terrorífico dato que no impidió subir la edad de jubilación de 65 a 67 años.

Aunque el candidato socialista Rubalcaba trató de marcar distancias con Zapatero, e incluso llegó a lanzar algunos guiños al Movimiento 15-M, parece que no logró dar crédito ni a sus argumentos ni a la capacidad de su partido para hacer otra cosa de lo que dictan Alemania, el FMI (Fondo Monetario Internacional) y los grandes poderes financieros.

Ni PSOE ni PP han llevado en su programa electoral el fortalecimiento de la democracia, la cual se encuentra sumida en una profunda crisis en Europa, arrodillada ante los esos poderes financieros o “mercados”, que aunque tengan nombres y apellidos y estén plácidamente en sus despachos sacando buen provecho de la situación económica actual, son intencionadamente presentados como fuerzas o entes apenas definibles. Los ejemplos de Italia, con Berlusconi abandonando el poder por presiones exteriores y no por la decisión de los votos o por su dimisión ante la avalancha de escándalos que le venían salpicando, o el de Grecia, con una pretendida consulta popular o referéndum que rápidamente esos poderes financieros se encargaron de anular, e incluso el antecedente español, donde la inviolable e intocable Constitución fue modificada recientemente en un tiempo record y sin ninguna consulta popular de por medio, ponen de manifiesto la extrema debilidad democrática actual.

El sistema electoral español, calificado por uno de sus creadores, Oscar Alzaga, como “maquiavélico”, se caracteriza por su escasa proporción entre votos y escaños (diputados). Es más, ni siquiera garantiza la posición en la que los votantes colocan a los partidos, es decir, que un partido con menos votos que otro puede conseguir mar escaños. El trabalenguas está servido: Algunas mayorías son más minoritarias que ciertas minorías, y ciertas minorías son más mayoritarias que algunas mayorías. Tras las últimas elecciones del 20 de noviembre de 2011 observamos que:

PP = 1 diputado por cada 53.656 votos

PSOE = 1 x 58.425

CIU= 1 x 59. 427

IU = 1 x 139.702

UPD = 1 x 214.260

Con este despropósito en unas elecciones generales de carácter nacional, resulta que:

AMAIUR: 333.628 Votos = 7 diputados.

CIU: 1.014.263 votos = 16 diputados.

EAJ-PNV: 323.517 votos = 5 diputados.

UPD: 1.140.242 votos =  5 diputados.

IU: 1.680.810 = 11 diputados.

EQUO: 215.776 = 0 diputados.

La igualdad de voto queda hecha añicos: los votos, por ejemplo, de los ciudadanos a favor de UPD, IU o EQUO valen muchísimo menos que los del resto. ¿Hasta qué punto puede quedar en entredicho aquello de las “amplias mayorías”, “la voz del pueblo”… etc.?