Archivos mensuales: julio 2012

La herencia recibida

Anuncios

Recortes en San Fermín.

Los hachazos, mutilaciones y recortes ejecutados por el gobierno del Sr. Rajoy en España no solo han afectado a la sanidad, educación, pensiones, ciencia, prestaciones de desempleo, funcionarios o mineros. Este 2012, y como no podía ser de otro modo, se ha visto afectada la popular festividad de San Fermín de Pamplona y los recortes en festejos han imposibilitado que los toros recorrieran las calles de la ciudad en los famosos encierros.

“Es una lástima que no se puedan celebrar nuestros encierros de manera tradicional” ha declarado el Delegado del Gobierno navarro, “pero aún así podemos garantizar el festejo empleando a los cuerpos policiales antidisturbios a modo de cabestros” “La experiencia finalmente resultó exitosa, y los mozos protagonizaron bonitas carreras por el centro de la ciudad ante la presencia de este ganado policial que no paraba de embestir contra todo aquello que se le ponía delante. Lanzando sus populares pelotitas de goma macizas y empleando con saña sus porras, el ganado empleado en esta edición ha provocado el deleite de los mozos allí congregados, y no se descarta que la experiencia se repita en el futuro.

El Papa Gregorio XVII de El Palmar.

30 de marzo de 1968. Cuatro niñas entre los 12 y 13 años de edad aseguran haber visto a la Virgen en las proximidades de El Palmar de Troya, Sevilla. Estas apariciones marianas se convertirán en el principio de una singular historia protagonizada por uno de los personajes más apasionantes de todo el siglo XX: Clemente Domínguez Gómez, el papa Gregorio XVII.

El joven Clemente pronto acudiría al lugar de las apariciones para postrarse y orar piadosamente. Los fenómenos místicos se sucedieron hasta que finalmente, el 30 de septiembre de 1969, Clemente experimentaría sus primeras visiones marianas que muy pronto comenzarían a repetirse con asiduidad. Con el tiempo alcanzaría también increíbles éxtasis místicos en los que recibe directamente desde los cielos mensajes que bien llaman a la oración y la penitencia, o bien denuncian todo tipo de herejías como las corrientes progresistas y comunistas que todo corrompen, incluyendo a la propia madre Iglesia. La veracidad de estos celestiales hechos quedaría plenamente avalada por un sinfín de conversiones, de curaciones milagrosas y de estigmatizaciones. Clemente, entre una legión de videntes, se convertiría en el principal referente de lo que estaba ocurriendo en las inmediaciones de El Palmar de Troya. Hasta 40.000 personas se llegaron a congregar para presenciar sus fabulosos y extraordinarios trances místicos. Y es que Clemente es sin duda una figura tocada por Dios, pues ya en su infancia, su madre, señora de exacerbada religiosidad, le confeccionaba sotanas y diferentes elementos litúrgicos a fin de que su retoño jugara a oficiar misas.

Roma se ha prostituido. Roma se abraza a los enemigos de la Iglesia… Al Papa no le dejan gobernar… La masonería y el comunismo están bien infiltrados en el Vaticano, acorralando y martirizando a mi amadísimo Vicario Pablo VI. Hay algunos obispos en el Vaticano con el grado 33 de la masonería… Los hijos de la Iglesia caminan desviados a causa de muchos pastores desviados.

Gracias a las donaciones de los fieles Clemente compra en 1972 la finca de las apariciones marianas y siguiendo instrucciones de la mismísima Virgen excavaría un pozo de donde manarían unas aguas que servirían para llevar a cabo numerosas curaciones milagrosas. Las autoridades sanitarias de la zona, movidas por envidias y corrompidas por la masonería y el marxismo, ordenarían pronto la clausura del pozo alegando que sus aguas contaminadas ponían en riesgo la salud pública.

Además las altas jerarquías eclesiásticas, sin duda bajo las perniciosas influencias y males que el propio Clemente había denunciado, condenarían de manera injusta y arbitraria los hechos de El Palmar. Pero ya por entonces la suerte estaba echada: por orden de la Santísima Virgen, Clemente Domínguez fundará la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz en 1974.

Así mismo, en aquellos años, en 1971, el arzobispo vietnamita Pedro Martín Ngo-Din Thuc ordenaría sacerdote a Clemente, y algunos años más tarde, en 1976, y bajo ritos que según las malas lenguas se encontraban al margen de la liturgia católica, este mismo arzobispo tendría a bien ordenarle nada menos que obispo.

Mientras todo esto ocurría, los adeptos a la Orden de la Santa Faz se irían multiplicando al mismo tiempo que los éxtasis de Clemente cobraban mayor belleza. Sus llagas sangrantes expulsaban más de los 6 litros de sangre que contiene el cuerpo humano, evidenciando de este modo lo milagroso de estos fabulosos episodios. Además la sangre, una vez analizada, no se correspondía a ninguno de los grupos sanguíneos humanos existentes. Su misticismo alcanzaría su máxima expresión en 1976, cuando tras un accidente automovilístico Clemente pierde sus ojos. No en vano son los sentidos como el de la vista los que nos sitúan en una posición de debilidad ante los perniciosos estímulos que nos rodean y acosan constantemente. Los sentidos son pues, una vía propicia por la que todo agente maligno externo de origen diabólico llegue a corromper lo más profundo de nuestra persona, propiciando caídas en el vicio, en perversiones o en todo tipo de degeneraciones que nos alejan de la pureza y la verdad. La carencia de sentidos, de algún modo, nos acerca a lo celestial y a lo supremo, ya que nos separa de lo terrenal manteniendo la pureza del lado más espiritual de la persona. De hecho el propio Clemente declararía que él mismo había ofrecido sus ojos a la Virgen en una acción de extrema generosidad para lograr que los pecados del mundo fueran perdonados.

En aquellos años ya se estaba construyendo la gran catedral Palmariana, sufragada por los numerosísimos fieles de la Santa Faz, y presupuestada en más de 700 millones de pesetas de la época. El fenómeno Clemente estaba en pleno apogeo: los fervientes seguidores no dejaban de multiplicarse y los donativos llegaban desde todas las partes del mundo.

Actualmente Roma está siendo gobernada por un masón, Juan Pablo II, que es miembro de la Masonería con Grado 33, el máximo grado en uno de los ritos masónicos. Si Juan Pablo II es Masón… ¿cómo puede ser el verdadero Papa?…si es Masón está excomulgado, y por lo tanto no es el verdadero Papa…

Corre el año 1978 y Clemente experimentaría una visión sobrenatural en la que Jesucristo le nombraba sucesor legítimo del pontificado, ordenándole que se autoproclamara papa. A partir de entonces Clemente pasaría a ser Su Santidad Gregorio XVII, declarando que la Iglesia de Roma estaba poseída por el anticristo y los comunistas. El nuevo y verdadero papa retornaría al antiguo rito tridentino para la liturgia, nombraría 24 nuevos cardenales para El Palmar y procedería con la excomunión del mismísimo Juan Pablo II, de Juan Carlos I, rey de España, de todos los socialistas y comunistas y de todos aquellos que hayan visto la película Jesucristo Superstar. Conviene destacar así mismo las santificaciones llevadas a cabo por Su Santidad; San Francisco Franco, San Escrivá de Balaguer (este señor ya suma dos canonizaciones), San Carrero Blanco (segunda ascensión a las alturas del almirante), San Cristóbal Colón… El Palmar de Troya es el único y verdadero camino a la salvación, fuera no hay posibilidad alguna. Fuera solo podemos encontrar la herejía, la falta de respeto a Dios y el paganismo.

En 1982 Su Santidad Gregorio XVII y 8 de sus obispos de la Orden de la Santa Faz llegaron a la localidad de Alba de Tormes, Salamanca, con la intención de propagar la doctrina Palmariana. Malas lenguas movidas por resentimientos y envidias aseguran que una vez en el interior de la iglesia, Su Santidad y sus acompañantes comenzaron a proferir improperios contra Juan Pablo II, la madre Santa Teresa y la Iglesia Católica Romana. La muchedumbre allí congregada respondió haciendo uso de la más salvaje e injustificada violencia, y al cabo de unos minutos Su Santidad Gregorio XVII y sus obispos se encontraron encerrados en el interior del templo al mismo tiempo que sonaban las campanas. De este modo se concentraron en el exterior de la iglesia centenares de irritados vecinos alarmados ante el falso rumor que se extendía por el pueblo y que aseguraba que Clemente y los suyos pretendían llevarse las reliquias de Santa Teresa que allí se custodiaban. Cuando finalmente Su Santidad y sus acompañantes lograron salir del templo la muchedumbre se lanzó contra ellos dispuesta a lincharlos. Florentino Gutiérrez, párroco de Alba de Tormes, y Román Acevedo, alcalde en funciones, trataron en vano de calmar los ánimos de unos irritados vecinos que ya habían volcado los coches de los visitantes de El Palmar, arrojando uno de ellos desde el puente al río. “Tenían que habernos dejado matarles porque insultar a la Santa es como insultar a nuestra madre” declaró una encolerizada vecina. Y el perplejo párroco de la localidad salmantina acabaría por añadir que  “a un pueblo unido no lo para ni un batallón de Infantería”. Finalmente la Guardia Civil logró trasladar a la comitiva de El Palmar hasta un centro médico donde fueron atendidos por los daños sufridos en tan desafortunado y lamentable episodio.

Ya en los 90 Gregorio XVII fue señalado como autor de diversos abusos sexuales a determinados sacerdotes y monjas de su Orden Palmariana. Su Santidad, haciendo gala de gran honradez admitió esas acusaciones y pidió sentido y sincero perdón por aquellas faltas. Entre los años 1990 y 1993 numerosos sacerdotes de la congregación de la Santa Faz de El Palmar de Troya fueron atendidos en diferentes hospitales tras haberse perforado el glande con una argolla. Estos hechos resultaron en burlas y mofas por parte de la insidiosa prensa, ignorando que tales daños se habían producido en un marco de experiencias de carácter  místico.

Finalmente, un fatídico 22 de marzo de 2005 nuestro bien amado Gregorio XVII fallecería dejando una piadosa obra en beneficio de los hombres y a honra de Dios. Seguidamente la propia Iglesia Católica Palmariana lo elevaría a categoría de santo, denominado a este hombre santo como Santo Papa Gregorio XVII, El Muy Grande. Pero la Santa Iglesia Palmariana, como auténtica poseedora de la suprema verdad, pronto contaría con un sucesor a este pontificado: Manuel Alonso Corral se autoproclamaría papa, denominándose Pedro II.

Decibelios perdidos

Rarezas, curiosidades, estupideces, mitos y grandes fracasos dentro del mundo de la música en particular y en el de las artes en general. Todo esto y alguna cosa más en un blog de reciente creación. Decibelios perdidos.

Lucha minera

Acaban de ser recibidos en Madrid bajo el grito de campeones, campeones…!! y extrañamente no se trata de jovencitos que se ganan muy bien la vida dando patadas a un balón. Son los mineros,  el colectivo ganador por goleada en cuanto a defensa de su propia dignidad en España. Ojalá esta marcha que emprendieron desde Asturias, León o Aragón sirva de ejemplo al resto de ciudadanos. Un espejo que invita a dejar de mirar hacia otro lado mientras pagamos las consecuencias del juego de unos pocos a base de recortes en sanidad, en educación, de subida de IVA, de reformas laborales que nos separa del futuro y que nos aproxima al s. XIX… etc, mientras que los verdaderos responsables del desastre reciben inyecciones de capital para que pronto puedan volver a poner en marcha su sistema especulativo basado a menudo en la estafa y en la más baja usura. A aquellos que ni siquiera muestran  el menor de los escrúpulos a la hora de vender sus tóxicas participaciones preferentes a personas de avanzada edad o analfabeta, o a aquellos que te quitan la vivienda pero no tu hipoteca.

Si los mineros caen, que nadie dude que caeremos todos. El político es sencillamente un FUNCIONARIO cuyo deber es servir al pueblo, aunque parece evidente que los de aquí lo han olvidado hace tiempo, mostrándose  mucho más inclinados a ejecutar lo que se les dicte desde Alemania, a satisfacer la voluntad de los mercados (trileros – especuladores) e incluso a presenciar una final futbolística mientras que el país al que debieran servir se quema (Valencia) o se desmorona.

Toca demostrar, cosa que aún no se ha hecho, que no merecemos esa casta política que nos posiciona en tal situación de indefensión ante los “mercados” y los poderes financieros. Más vale morir de pie que vivir arrodillado. ¿Qué queda de la persona sin su dignidad? Ánimo en su lucha señores mineros.

Actualizado: Las aves de rapiña representadas ahora por Goldman Sachs (los mercados!) se encuentran al acecho viendo la posibilidad de hacer un buen negocio aprovechando la situación de crisis de la mineria en España. La entidad financiera estadounidense dedicada a la banca de inversión y valores (AKA trileros), trata de acumular centenares de miles de toneladas de carbón colombiano en el puerto de Gijón, Asturias, para llevar a cabo una operación especulativa que le reportaría cuantiosos beneficios. El carbón colombiano se obtiene en tierras robadas a los indígenas que se entregaron posteriormente a grandes multinacionales. Los mineros colombianos viven bajo condiciones muy próximas al esclavismo puro y duro. La ruina de muchos en España o en Colombia es el negocio de unos pocos.

Blade Runner, ¿Quién vive?

El futuro en el cine se presenta blanco y aséptico. El de Blade Runner es sucio, la atmósfera es sórdida, se diría que irrespirable. Todo está lleno de humos y mugre bajo una perpetua lluvia. La Tierra es ya un lugar poco menos que apocalíptico. En las inhabitables ciudades se come mal y los omnipresentes neones de los anuncios publicitarios ocupan cualquier espacio. Incluso se encuentran instalados en vehículos voladores para que su acoso al ciudadano sea constante. La suciedad se eleva hasta los cielos por lo que el día no pasa de ser una especie de crepúsculo. Los grandes avances tecnológicos no se traducen en unas condiciones de vida mejores para los humanos, más bien ocurre todo lo contrario. No es un futuro exagerado tal y como lo hemos visto representado en un sinfín de filmes. En Blade Runner conviven los coches que sobrevuelan la ciudad y las bicicletas. La globalización ha alcanzado su máxima expresión, todas las nacionalidades se cruzan por calles atestadas de gente y se escuchan innumerables lenguas en los mismos espacios y al mismo tiempo. Todo esto hace que el futuro en Blade Runner resulte sobrecogedor y terriblemente creíble. Aquellos que tienen recursos ya se han largado de la Tierra para emprender una nueva vida en las lejanas colonias exteriores, en otros mundos.

Junto con la maravillosa banda sonora de Vangelis, este panorama es el marco que envuelve la película Blade Runner de 1982. EL film dirigido por Ridley Scott, basado vagamente en la novela de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, fue fríamente acogido por la crítica tanto americana como europea. Hoy es una película de culto. Si Ciudadano Kane es la película de los 40 y si El Padrino es la de los 70, Blade Runner es la de los 80. Hay un antes y un después de Blade Runner en la historia del cine. El film de Scott, en principio, se puede clasificar dentro del género de ciencia ficción, aunque en esta historia hay mucho de cine negro y mucho de western. Su apariencia es sencilla, la trama parece poco pretenciosa, e incluso puede que tras un primer visionado resulte absurda. Pero su trasfondo es enorme. Su contenido da para hablar durante horas y horas. Amor, vida, angustia, mucha angustia, y muerte.

La Tyrell Corporation es una gran compañía dedicada a trabajos de manipulación genética. Su éticamente cuestionable labor consiste en crear criaturas muy similares a los propios humanos, unos androides denominados en el film replicantes, los Nexus 6, que cuentan con una fuerza y agilidad superior y una inteligencia al menos igual a la de sus ingenieros creadores. Son los esclavos de este futuro, los encargados de los trabajos más peligrosos y duros en las colonias del exterior y cuya presencia está prohibida y perseguida en la Tierra. En sus mentes se les ha implantado un pasado que no es suyo. Pasado. El pasado es otra de las piedras angulares sobre la que gira la película. El replicante León se aferra con fuerza a sus viejas, y falsas, fotografías.  El pasado es la base sobre la que se sustenta nuestra identidad, el pasado delimita lo que somos en el presente. Otra pieza clave son las emociones y empatía de las que en un principio estos replicantes carecen por completo. De ahí la eficiencia del llamado test Voight – Kampff, empleado para delatar replicantes midiendo respuestas físicas involuntarias ante estímulos emocionales. La validez de esta prueba se va poniendo en entredicho a medida que avanza la película, pues se pone de manifiesto la evolución de estos replicantes de última generación hasta alcanzar el desarrollo de sus propias emociones que, entre otras cosas, lejos adoptar una postura resignada, les lanza a una rebelión en Marte que les libere del yugo humano. Como medida de prevención ante todo esto, los replicantes están programados para vivir durante 4 años. Tras este exiguo plazo mueren irremisiblemente. Y es esta muerte cercana, la certeza de un próximo final, la angustia vital que atenaza a los replicantes. Los replicantes, de alguna manera, se rebelan al mismo tiempo contra su propia condición y destino y no se muestran dispuestos a aceptar estas reglas de juego. Su líder, Roy, encarnado magistralmente por el actor Rutger Hauer, en una carrera contra reloj, se lanza en busca de su creador, el Sr. Tyrell, con el objetivo de lograr prolongar su vida. Ante la negativa, Roy, este ángel caído, en una memorable escena, asesina a su creador, acaba con el padre. Dios ha muerto. Aparece frente a nosotros el superhombre de Nietzsche.

Deckard, encarnado por Harrison Ford, es un ex policía mercenario, un ex Blade Runner.  Los Blade Runner tienen la misión de perseguir y matar, en la película se emplea el eufemismo retirar, a los replicantes díscolos que se rebelan contra las reglas establecidas. En la reciente versión director´s cut del film se ha eliminado la voz en off que constantemente explicaba las emociones y sentimientos a la vez que justificaba el comportamiento y las acciones de Deckard. Sin esta voz en off el policía queda retratado como un ser antipático, cobarde y despiadado, un canalla capaz de matar a replicantes femeninas por la espalda sin que le tiemble el pulso. Es esa voz en off la que suaviza a un Harrison Ford que poco tiempo atrás había interpretado al héroe bueno en films como Indiana Jones o Star Wars. Reunido con Rachel, la joven secretaria del Sr. Tyrell, queda patente su frialdad y escasa empatía al afirmar, sin muchos miramientos, que ella es asimismo una replicante más, sumiendo de este modo a la joven en un estado de shock. O con los escasamente delicados modos que Deckard emplea para obtener los favores carnales de la mujer replicante. Los únicos atisbos de humanidad del Blade Runner se manifiestan en la relación sentimental que iniciará poco después con Rachel.

Roy, el líder de los replicantes rebeldes, afectado profundamente por la retirada Pris, un modelo de replicante “básico de placer”  retirada por Deckard, y sabiendo que su tiempo se está acabando,  acabará por cruzarse con el Blade Runner para culminar su venganza.

Es toda una experiencia vivir con miedo ¿verdad? Eso es lo que significa ser esclavo.

Tras el esperado enfrentamiento sobre la azotea de un edificio, Deckard queda aparatosamente agarrado a una cornisa a punto de caer al vacío. En un giro inesperado Roy le agarra y le salva la vida pronunciando sus últimas palabras justo antes de completar su ciclo vital de 4 años. Las palabras de Roy aludiendo una vez más  a los recuerdos y la memoria pasarían a la posteridad de la historia de la cinematografía y le robaría todo el protagonismo del film a un atónito Deckard. Son las palabras de quien desea vivir pero no puede hacerlo:

Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán… en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

Dejamos para el final a un extraño personaje que pese a sus apariciones esporádicas condiciona el film.  Se trata de un oscuro policía, Gaff, encarnado por el actor Edward James Olmos, que se ayuda de un bastón y se muestra aficionado a los origamis o papiroflexia. Da la sensación de que Gaff conoce todo sobre Deckard, y parece saber en todo momento en qué lugar se encuentra el Blade Runner. Aparece justo después de su encuentro con Roy para devolverle la pistola que había perdido en la lucha y pronunciar unas palabras refiriéndose a la replicante Rachel con la que Deckard ha iniciado una relación, condensando, así, el principal motivo de la película:

Lástima que ella no pueda vivir, pero ¿quién vive?

Tras escuchar esto el Blade Runner se dirige rápidamente a su apartamento temiendo que Rachel haya sido definitivamente retirada. Rachel se encuentra sana y salva, pero Deckard encuentra un unicornio de papel que delata la presencia de Gaff. Curiosa y casualmente Deckard había soñado con un unicornio recientemente (la escena aparece en la versión director´s cut). “Durante la Edad Media era perseguido por su cuerno ya que brindaba protección contra todos los venenos así como enfermedades, lo cual lo hacía muy longevo a quien se lo administraba” (fuente: Wikipedia). Es como si la actividad mental del Blade Runner fuese conocida por terceros, en este caso por el policía Gaff. ¿Acaso es Deckard también un replicante? ¡Kinship!: es el grito del replicante Roy justo en el momento en el que salva la vida a Deckard y con el que hace referencia a los lazos de parentesco (el grito no aparece ni en la versión española doblada ni en la subtitulada)

¿Es Gaff el auténtico Blade Runner y Deckard su herramienta de trabajo? ¿Quién es aquí más humano? Humano, demasiado humano. Nuevamente Nietzsche, el apego a la vida y los enfrentamientos morales que a menudo ello conlleva.

Valencia se quema

En España puede pasar que un ayuntamiento nombre de concejal de Medio Ambiente a un tipo que reconoce haber provocado cuatro incendios y que además ha sido condenado por la justicia por un delito de incendio forestal.

También ocurre que a veces se cambian las leyes que impiden que se construya y se haga negocio con los montes quemados.

Además, en un país que va siendo un auténtico secarral, se recortan los fondos destinados a la lucha contra los incendios forestales; este año la Comunidad Valenciana cuenta con 5 millones de euros, 700 puestos de trabajo y 3 aviones menos según Juan Ponce, portavoz de Medio Ambiente de Compromís en las Cortes Valencianas. El Sr. Ponce, añadió hace unas semanas que “esta falta de medios humanos pone en grave peligro los bosques valencianos”.

Hoy la fatalidad quiere que Valencia arda por los cuatros costados, ya son 45.000 las hectáreas arrasadas por el fuego en los que son los incendios más devastadores desde 1991. Hoy todos se lamentan y se llevan las manos a la cabeza, y hoy también se puede apostar a que no habrá responsable político ante esta tragedia medioambiental. ¡Qué caro resulta ahorrar en según qué cosas! …aunque hay a quien le sale gratis.