Muerte de un ciclista: el cine de la disidencia

Muerte de un ciclista, 1955. España. 90 minutos. Blanco y negro.

-Director: Juan Antonio Bardem
-Guion: Juan Antonio Bardem
-Reparto: Lucía Bosé, Alberto Closas, Bruna Corrá, Carlos Casaravilla, Otello Toso, Alicia Romay.
-Productora: Coproducción España – Italia. Guión Films/Trionfalcine
-Premios: Festivam del Cannes: Premio de la Crítica Internacional.
-Género: Drama. Thriller. Cine Negro.

Sinopsis: Un profesor de universidad y su amante, una mujer casada de la burguesía, atropellan accidentalmente a un ciclista. Temerosos de que se descubra el adulterio, deciden ocultar el trágico accidente.

 

En la Escuela Buena Vista de Cracovia, viernes 25 de noviembre a las 19.40, con subtítulos en inglés.

La España franquista de los años 40 y 50 contaba con una industria cinematográfica razonablemente bien organizada teniendo en cuenta las condiciones en las que se encontraba el país tras 3 años de Guerra Civil (1936 – 1939). Dicha industria estaba controlada por un aparato de censura con dos pilares básicos; el propio Estado y, como no podía ser de otra manera, la iglesia. Ciertamente las labores de censura una vez finalizada la Guerra Civil en 1939 y hasta bien entrados los años 50 eran de un carácter tan sólo testimonial y apenas tuvieron que ejercer su función. Eran muy pocos los que, en aquellos lamentables años de subdesarrollo, tenían medios para la producción cinematográfica, siendo estos pocos además, personas afines al régimen de Franco.

El ensalzamiento de los valores patrióticos e incluso de la raza, las adaptaciones literarias, las adaptaciones históricas, la religión con sus “milagros”, el folklore usualmente bajo ambientes andaluces o las comedias blancas como válvula de escape de la triste realidad que se vivía en aquellos tiempos, constituían los temas más recurrentes de la industria cinematográfica de la época. Se podría decir que el cine caminaba en paz sin apenas sobresaltos, y la actividad censora se concentraba básicamente en controlar, no la producción nacional, sino el cine que venía de más allá de las fronteras.

En 1947, con el objetivo de mejorar los aspectos teórico – prácticos de la producción cinematográfica , fue creado el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas (IIEC), que en 1951 pasaría a integrarse en el Ministerio de Información y Turismo, para en 1962 cambiar su nombre por el de Escuela Oficial de Cinematografía. Fue precisamente en el IIEC donde coincidieron dos jóvenes estudiantes que alterarían la paz en la que se encontraba la industria cinematográfica española: Luis García Berlanga y Juan Antonio Bardem. Ambos estaban influenciados por la corriente cinematográfica  más destacada del momento: el neorrealismo italiano encabezado por cineastas como Antonioni, Rossellini, Visconti, De Sica o Giuseppe de Santis. El neorrealismo tiene como sello de identidad el reflejo de la situación económica y moral de la Italia de posguerra, las duras condiciones de vida marcadas por la desesperación, la frustración, la pobreza generalizada… Los rodajes se llevaban a cabo habitualmente en exteriores, y muy a menudo los actores no eran profesionales. El principal propósito del neorrealismo era el de mostrar la realidad tal cual era, sin ningún maquillaje.

Así, en los años 50 coinciden en España dos generaciones de cineastas: por un lado la “vieja guardia” que llevaba muchos años ya trabajando al “servicio” del régimen, y las primeras generaciones de jóvenes salidas del Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas, bien diferenciadas en sus particulares modos de hacer cine: uno más artificial, plagado de decorados, y el realista que se centra en los problemas reales de la gente, de profundo carácter crítico.

En 1955 se llevan a cabo las llamadas Conversaciones de Salamanca, que consistieron en un encuentro de profesionales de todos los sectores de la industria cinematográfica impulsado por el cineasta Basilio Martín Patino. Allí se llevó cabo un repaso de lo que se estaba haciendo desde el término de la Guerra Civil y se trató  de abrir nuevos horizontes creativos. Además las Conversaciones de Salamanca se convirtieron en el símbolo de una disidencia contracultural, con realizadores comprometidos en lo político – ideológico como el propio Juan Antonio Bardem.

“El cine español vive aislado; aislado, no sólo del mundo, sino de nuestra propia realidad. Cuando el cine de todos los países concentra su interés en los problemas que la realidad plantea cada día, sirviendo así a una esencial misión de testimonio, el cine español continúa cultivando tópicos conocidos… El problema del cine español es que no es ese testigo que nuestro tiempo exige a toda creación humana.”

                                                                                             Basilio Martín Patino.  

“El cine español actual es políticamente ineficaz, socialmente falso, intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico.”

                                                                                            Juan Antonio Bardem

Esta afirmación de J. A. Bardem tal vez estuviera equivocada en lo de políticamente ineficaz. El régimen de Franco siempre fue consciente de la importancia del cine, que bajo un eficaz control y sabiendo repartir adecuadamente las subvenciones se convertiría en una importante herramienta de adoctrinamiento y de propaganda que lograría marcar la mentalidad de toda una generación.

Bajo este panorama, en 1955 Juan Antonio Bardem filma Muerte de un ciclista, curiosa mezcla entre el neorrealismo italiano y el cine negro americano. Una película realmente claustrofóbica que retrata con destreza la rancia sociedad de aquellos años. Meticulosa y exquisita en su apartado técnico y grandiosa en su trama argumental, en la que una sencilla idea, el atropello y la muerte de un ciclista, da paso a un viaje al interior humano: infidelidades, dilemas morales, chantajes, sentimientos de culpa, con los principios éticos enfrentados a la supervivencia. La película fue calificada como gravemente peligrosa por la censura franquista e incluso llegó a prohibirse su exhibición, pero sin embargo logró un sonado reconocimiento internacional en el Festival de Cannes.

Estamos en una España donde una burguesía se mueve en automóvil y una mayoría se mueve a pie o en bicicleta, y es una trama policiaca o de intriga el marco que sirve a Bardem para anunciar una serie de cambios que poco a poco se van aproximando. Una sociedad minoritaria y dominante sostenida por el franquismo que defiende a toda costa su estatus social es mostrada corrompida por el egoísmo, por la hipocresía, las falsas apariencias, dominada por la mediocridad y con una doble o triple moral, entreteniéndose en organizar fiestas benéficas a fin de lavar sus sucias conciencias; para los niños pobres, para los niños tontos, tal y como exclama de manera despectiva uno de los personajes del film. Pero esta clase burguesa pronto se verá ahogada por los aires frescos de una nueva juventud fuerte, generosa y libre de prejuicios que pide a gritos cambios. En la película aparecen los que fueron los primeros movimientos estudiantiles universitarios que se enfrentarían al régimen franquista.

Muerte de un ciclista, al igual que otras tantas películas de su época de contenido crítico, se mantiene perfectamente fresca en nuestros días, y no puede considerarse un producto viejo pese a ser rodada hace ya más de 55 años. ¿Y es eso bueno? En absoluto, eso, lo que es, es preocupante.

Anuncios

5 Respuestas a “Muerte de un ciclista: el cine de la disidencia

  1. plared 21 noviembre, 2011 en 1:27

    Pues para ser una censura tan ferrea como siempre se insinua. Se produjeron obras como esta, calle mayor…incluso el verdugo y cien mas.Que no es que sean infinitamente mejor que las actuales, es que tenian muchisima mas critica social que cualquiera de estas realizadas en democracia. Y ademas, eran grandes peliculas, algunas incluso consideradas de las mejores de su epoca. Digamos que algo no cuadra mucho, o sencillamente la historia real, difiere mucho de la que cuentan. SAludos

  2. Pedro 21 noviembre, 2011 en 8:19

    La censura apenas tuvo trabajo hasta los años 50, cuando aparecieron cineastas como Bardem, Berlanga o Buñuel. Generalmente los censores prestaban más atención a las medidas de las faldas y escotes, a los besos que aparecían en pantalla… y no tanto al fondo. Los cineastas trataban de burlar la censura haciendo críticas a menudo no muy explícitas, aunque hay ejemplos de películas cuya exhibición fue totalmente prohibida. En otros casos la censura modificaba las partes que estimaban más “peligrosa” del film. Es el caso de Muerte de un ciclista, cuyo moralizante final fue impuesto por la censura, además de ser calificada como “gravemente peligrosa”. Otros ejemplos de finales modificados pueden ser El cochecito de Marco Ferreri, o Viridiana de Buñuel. Berlanga filmó Los jueves milagro con un censor al lado.

    El verdugo de Berlanga tampoco escapó, su guión sufrió modificaciones por parte de la Comisión Censora, y el metraje sufrió varios cortes. Tras su elección para participar en el Festival de Cine de Venecia, y ante la reacción del embajador español en Roma, la película sufre 14 nuevos cortes. En Bienvenido Mr. Marshall, Berlanga recibe autorización para rodar la película a condición de hacer un film folklórico con Lola Sevilla (creo) al frente.

    En Mogambo, de J. Ford, la censura intervino en el doblaje. Los personajes de Grace Kelly y Donald Sinden dejan de ser un matrimonio para pasar a ser hermanos solteros y así evitar el adulterio de ella con Clark Gable.

    En otras ocasiones la condición de coproducción salvó de la destrucción numerosos metrajes, pero en definitiva creo que la censura agudizó el ingenio de los creadores y con ello subió considerablemente el nivel cinematográfico.

    Estos son algunos ejemplos, a volapié, de la actividad censora en España, pero haberlos, los hay, y muchísimos más. Saludos.

  3. plared 21 noviembre, 2011 en 15:11

    Pues sinceramente, si la censura funcionaba de esa manera y se realizaron las peliculas que comentas en el primer parrafo. Pues no le sento nada mal al cine y cualquiera de los supuestos creadores de ahora, deberia de tomar nota, ya que sus obras ni se acercan a estas. Como te digo, algo no cuadra a menos que seas un poco inteligente.

    No la defiendo, pero si se pudieron realizar obras como estas en plena dictadura. Por que en democracia no, pregunta que me parece de dificil respuesta. Saludos

  4. Pedro 21 noviembre, 2011 en 22:16

    Coincido contigo, la actividad censora obligaba a los creadores a agudizar el ingenio para ser burlada, aunque Berlanga ya decía en una entrevista que los censores se preocupaban a menudo más por los escotes, medidas de las faldas y besos que por el propio contenido. Bienvenido Mr. Marshall pasó como una comedia costumbrista simpática ambientada en un agradable pueblo, mientras que su verdadero contenido, el mensaje de la España aislada atrasada y sin esperanza, pasó inadvertido. Los cortes de metraje, los obligados cambios en los guiones, la repetición de los rodajes para modificar escenas, los cambios en el vocabulario empleado… etc. estaban a la orden del día a partir de los 50, y delatan una preocupación censora hacía determinados detalles concretos y no tanto a un mensaje más global.

    Claro que películas ya más explicitas, como Viridiana que se estrenó en España en 1977, ya con la dictadura acabada, eran directamente prohibidas y a menudo destruidas. Y llevando el tema al extremo mencionar la fenomenal película de Basilio Martín Patino, Queridísimos Verdugos, que fue filmada en 1973 de manera clandestina para garantizar su pervivencia.

    Además del aparato censor existía un sistema proteccionista de la industria basado en subvenciones. Tanto la censura represora como la subvención proteccionista convergían, paradójicamente, en un mismo objetivo tal y como dejó claro el mismísimo ministro de Información y Turismo Sánchez Bella :

    “Para el actor que no actúe correctamente no pueden existir ni teatros oficiales, ni créditos, ni premios de cine o del espectáculo; para el empresario o productor que respalde o ayude a directores o ayudantes de dirección o guionistas enemigos, no puede haber ninguna clase de subvención…”

    Un saludo y gracias por tus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: