Pablo Neruda: la elevada sencillez de las cosas.

A Leningrado, a la cebolla, al átomo, al edificio, al murmullo, a la energía, al pan…  son solo algunos ejemplos de temas o conceptos dispares a los que Ricardo Eliecer Neftalí Basoalto, más conocido por fortuna como Pablo Neruda, dedica sus conocidas odas recopiladas en sus Odas Elementales en 1954.

Neruda presenta las cosas más pequeñas, elementales, humildes, cotidianas y naturales elevadas a la categoría y grandeza de oda, composición poética muy particular en la que  cosas como la vida o el hombre se presentan sencillas y nunca como complicadas. A partir de este universo sencillo e intrascendente Neruda nos ofrece su visión e interpretación del mundo refiriéndose a la política, al tiempo, a la muerte, a América, al amor o a la poesía entre otras cosas. Su sencillo vocabulario permite la comprensión de sus composiciones por parte de todos, de ahí también, el escaso empleo de americanismos, los cuales tan sólo aparecen cuando se hace imprescindible, por ejemplo cuando el poeta se refiere a animales como el jacamar o el chincol o cuando emplea topónimos como Matto grosso.

La temática, la forma o el sencillo lenguaje empleado no responde al canon clásico de la poesía, “impura como un traje, como un cuerpo con manchas de nutrición y actitudes vergonzosas, con arrugas, observaciones, sueños…” y logra una universalidad dirigiéndose a todos los hombres independientemente de su clase social. Rompe con los “otros poetas”, que son aquellos que hablan de su propio yo, los que se alegran o se lamentan constantemente, los que se refieren a su amada, a la luna… La poesía de Neruda es de compromiso social, preocupada por los problemas reales del hombre y pretende convertirse en la voz del pueblo para hacer llegar su mensaje de fraternidad y solidaridad. Su labor poética no es una simple afición o un medio de evasión de la realidad, su tarea, su oficio de poeta, está al servicio del pueblo para hacer que tome conciencia, para hacerle despertar y que luche en la defensa de sus legítimos derechos (poema “El hombre invisible”). Por lo tanto Neruda se centra en el mensaje, en el contenido por encima de la forma.

Su ideología política se manifiesta en la visión de igualdad entre los hombres, que comparten derechos, ataca ferozmente a todos los explotadores del pueblo y aboga por una propiedad común de las riquezas de la tierra tal y como se puede comprobar en su “Oda al pan”

Por eso, pan,

si huyes

de la casa del hombre,

si te ocultan,

te niegan,

si el avaro te prostituye,

si el rico

te acapara,

si el trigo

no busca surco y tierra,

pan,

no rezaremos,

pan,

no mendigaremos

lucharemos por ti con otros hombres

La preocupación por la realidad Latinoamericana queda reflejada en diferentes odas; “Oda a las Américas”, “Oda al coche”, “Oda al tomate”, “Oda a las aves de Chile”… etc. apareciendo la crítica a los Estados Unidos como nación opresora, violenta y oportunista que se erige en explotadora de toda Sudamérica, y tampoco se olvida de la opresión ligada a los colonizadores españoles, dejando patente un fuerte sentimiento americano.

A la publicación las Odas Elementales en 1954 le seguirían las Nuevas Odas Elementales en 1956, el Tercer Libro de Odas en 1957 y Navegaciones y Regresos en 1959.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: